Google+ Badge

domingo, 29 de mayo de 2016

MATANDO A LOS TUYOS



MATANDO A LOS TUYOS.



Antecedentes.
 
 La internacional comunista o (Komintern)  no se había fijado en España hasta la caída de la  monarquía en (1931), pero desde la revolución de Asturias (1934) vio una clara oportunidad de controlar las fuerzas del frente popular. Tras el estallido de la guerra civil (julio 1936) la Unión Soviética firmaba el pacto de “No intervención”. Junto a Francia  e Inglaterra. 

 El objetivo  del pacto era no internacionalizar la guerra.Para aumentar su fuerza los comunistas habían propuesto su fusión con otros partidos de izquierda. Empezando por el  socialista.   El 1 de abril (1936) se constituía las juventudes socialistas unificadas. Y en junio el PSOE y el PCE, creaban mediante su fusión el PSUC  en  Cataluña. 

En la Guerra Civil.

Aunque en el primer gobierno de la guerra (Largo Caballero)  la presencia de los comunistas fuera escasa, tenían una baza decisiva para que su papel fuera vital.

La Unión Soviética era  el mayor proveedor de armas del ejército de la republica. Pronto el embajador soviético en Madrid Rosemberg, se hizo un asiduo al consejo de ministros.

El objetivo soviético era implementar la presencia del PCE (ya controlado desde Moscú),  para que fuera fago tizando al resto de los partidos hasta crear un gran partido de masas.  Como declararía Dolores Ibarruri  “Una república democrática y parlamentaria de un nuevo tipo”.

El 14 de septiembre de 1936, Yagoda (jefe del NKVD) convoco una reunión en la Lubianka Para coordinar las actividades soviéticas en España. Por un lado había que vigilar y eliminar a los agentes franquistas y alemanes en la España Republicana, y a su vez era necesario controlar a cualquier posible adversario dentro del Frente popular.

Se envió a mas de 3000 asesores especiales, la mayor parte de ellos agentes de información  y consejeros militares.
 
 
Guénrij Grigórievich Yagoda finalmente
fue ejecutado por orden de Stalin en 1938
 

Creacion de sistemas de inteligencia.

Los soviéticos comenzaron por Cataluña, donde ya controlaban el PSUC,  y se habían infiltrado en el comisariado general de la Generalitat. Incluso crearon unos servicios secretos catalanes SSI.    Y el propio PSUC   abrió con sede en el Hotel Colon en Plaza Cataluña, una sección para reclutamiento de comunistas extranjeros.

Pronto controlarían la guardia de asalto, y desarrollarían su propio sistema de fichas biográficas, incluso se  realizo un fichero especial con los extranjeros que había en Cataluña, para identificar a los que había que “eliminar” o reclutar.

Las denuncias de los distintos partidos eran debidamente inventariadas, y  se creó una policía paralela que solo respondía al NKVD y que se encargaría de realizar asuntos “especiales”.

En un inicio los comunistas se mantuvieron tibios con sus adversarios anarquistas y socialdemócratas, pero al fin y al cabo la necesidad de armas abría cualquier puerta a los soviéticos.

A diferencia de Franco que pago su ayuda militar vía crédito. La república pago en metálico, y  envió  las reservas de Oro del banco de España a la unión soviética como aval. Esto le daba a Stalin el “mango” de la sartén en cualquier negociación con Madrid.  Como el mismo diría “los españoles verán su oro cuando logren ver sus orejas”.

El control de Stalin era tal que cuando Largo Caballero (jefe de gobierno) intento la paz  vía  Londres con mediación del embajador italiano, fue depuesto (el 15 de mayo de 1937 y sustituido por  el mas obediente Negrin). Pero el principal escoyo que tenía el PCE, era que había dos grandes organizaciones que escapaban a su control y competían con él en  apoyo social.

Una eran los anarquistas encuadrados en la CNT FAI  y  la otra  el POUM (partido obrero de unión Marxista).

Empiezan las purgas.

Los comunistas consideraban el POUM, un aliado del defenestrado Trosky, ya que sus líderes  (Andeu Nin y Julio Gorkin)  habían ofrecido al viejo bolchevique la posibilidad de instalarse en Barcelona.

Dado que en la URSS se estaba exterminando, a los troskistas (el propio Trosky moriría asesinado por un agente soviético en  Méjico)  la consigna en España  fue similar, a finales de 1936 consiguieron expulsar del consejo de la Generalitat a Andreu Nin. 

A continuación se llevo a cabo una campaña nacional e internacional tildado al POUM, de partido aliado de Franco y traidor,  desde  la  l¨Humanite en Francia  al Pradva en Moscú.

Para mayo de 1937  tanto el POUM como los anarquistas estaban ya maduros para ser liquidados. La guardia de asalto dirigida por los comunistas irrumpió en el edifico de la telefónica, controlado por la CNT  y la UGT. Los enfrentamientos duraron días y murieron más de 500 personas.

 Aprovechando el caos de los enfrentamientos en Barcelona, comandos de ejecución del PSUC eliminaron a opositores como el anarquista italiano Camillo  Berneri, o el militante  troskista  Erwin Wolf.

Pronto la cárcel de “La  pedrera”  se hizo famosa por la cantidad de gente que era secuestrada y llevada allí. Las torturas y los cadáveres en la cuneta se hicieron habituales.  Incluso el escritor George Orwell que servía en España como voluntario, por el POUM tuvo que huir para no ser asesinado.

La violencia se extendió por toda  Cataluña, 20 anarquistas fueron ejecutados en Tortosa y  otros 15 en Tarragona.

El 16 de junio de 1937, Negrin  prohibió el POUM, esto le dio al  proceso de exterminio del  partido de Andreu Nin  un amparo legal, mientras el camarada Orlov se  paseaba por la España republicana como si fuera un satélite de Moscú. 

 
Alexander Orlov enlace del NKVD en España.
deserto en 1938 para no ser eliminado por Stalin.

Andreu Nin fue detenido desollado y enterrado en un bosque.   Unos 200 miembros del POUM fueron detenidos entre ellos  Julian Gorkin, y el 22 de junio comenzaba un macro juicio contra el POUM, con la consecuente campaña de propaganda soviética.  Casualmente los comunistas encontraron  pruebas de un “complot “entre las fuerzas de Franco y el POUM.  De esta forma el partido de Andreu Nin, fue finiquitado.

A continuación se desplego toda una operación de limpieza de la retaguardia republicana, en busca de disidentes y agentes fascistas, que normalmente acaban en  una de las numerosas checas que había tanto en Madrid como en Barcelona.

 Una de las que se haría legendaria sería la de Santa Úrsula que estaba situada junto a un cementerio. Pronto los comunistas empezaron a enterrar vivos  y a torturar a más de 400 personas.

 En resumen entre mayo y junio de 1937 unas 15.000 personas del POUM o de la CNT  FAI,   fueron detenidas o eliminadas. Como diría   Pasionaria.

“Más vale condenar a cien inocentes que perdonar a un solo culpable”.



 
 Dolores Ibarruri la "pasionaria".

Tras eliminar al POUM, el siguiente objetivo fue socavar el poder de la CNT, en Aragón los anarquistas habían logrado controlar el campo aragonés, mediante,  las “colectividades agrarias”.

En mayo de 1937 y con la fachada de una ofensiva hacia Zaragoza, los comunistas disolvieron los consejos anarquistas, deteniendo y ejecutando a un gran número de  ellos. Enrique Lister  con su 11ª división la 30ª división y la 27ª llamada “Karl Marx” hicieron el trabajo sucio, con la ayuda de la guardia de asalto.
 
 
"Enrique Lister"

El 15 de agosto de 1937, Indalecio Prieto (PSOE)  Ministro de defensa creaba el SIM (servicio de inteligencia militar). Que  fusionaba a todas las organizaciones de  vigilancia y contraespionaje.  La idea   obviamente partió de Moscú y pronto el SIM contaría con más de 6000 agentes, que se ganarían una macabra reputación.

Uno de los problemas del NKVD en la España republicana era la cantidad de antifascistas que desaparecían, obviamente sus familiares acudían a la prensa, y al gobierno de Madrid le tocaba explicar cómo se habían esfumado centenares de personas en su propia retaguardia.


Las brigadas internacionales.

 Las Brigadas Internacionales,  pensadas en Moscú y canalizadas por el partido comunista francés (el reclutamiento se hacía en la embajada soviética en París)  se convirtió en todo un símbolo de la España republicana.

La propaganda del frente popular  intentaba vender a la opinión pública mundial que la Guerra Civil era el conflicto entre una democracia, y las fuerzas oscuras del fascismo y el caciquismo español.

Lógicamente esta propaganda  se convirtió en un imán para miles de jóvenes izquierdistas de todas las tendencias.    Los comunistas tenían  un dilema, si daban manga ancha a reclutar a cualquiera se les podían infiltrar todo tipo de agente extranjeros o disidentes. Y por otra parte se las brigadas eran puramente comunistas no se podía vender a la opinión pública lo de “movimiento democrático espontaneo”. Así que los distintos partidos comunistas europeos se encargaron de filtrar informes de los voluntarios que llegaban a España.

Una vez  en España las futuros brigadistas viajaban a la ciudad manchega de Albacete, donde se organizaban las brigadas internacionales supervisadas por el comunista francés Andre Marty y vigiladas por el SIM.
 

 
"Andre Marty".



Pronto los brigadistas dudosos gozaron de 2 prisiones, una en Castellón de la  Plana y otra en Barcelona (llegaron a tener hasta 700 presos).  Al propio Andre Marty le pusieron el apodo del “carnicero” y se calcula que unos 500 brigadistas fueron  eliminados.

En resumen la España republicana durante la guerra civil se convirtió en el laboratorio de pruebas de las “democracias populares” que surgieron tras la II guerra mundial, y solo la derrota  militar evito que nuestro país se convirtiera en un gobierno títere de los rusos como fue Rumania, Bulgaria o Polonia .

Seguramente el que lo definió mejor fue el propio Julián Gorkin en su libro.

España primer ensayo de la democracia popular”

Fuentes.
EL LIBRO NEGRO DEL COMUNISMO.  Editorial planeta.
Checas de Madrid. Cesar Vidal.
Wikipedia.